Visita El Ventano del Diablo

Visita El Ventano del Diablo en Cuenca y duerme en nuestras casas rurales



A 30km de Cuenca, en dirección a la Ciudad Encantada, podemos encontrar el Ventano del Diablo. Un mirador de formación rocosa y natural dentro del municipio de Villalba de la Sierra.

Visitar el Ventano del Diablo es algo común en cualquier ruta turística que se haga por la Sierra de Cuenca. Para visitar el Ventano del Diablo es necesario ir al pueblo de Villalba de la Sierra y seguir las indicaciones de los carteles indicativos. Lo podremos encontrar unos kilometros antes de llegar a la Ciudad Encantada.



El Ventano del Diablo en Villalba de la Sierra


Desde el Ventano del Diablo hay unas increibles vistas, principalmente, de la hoz del Jucar y toda la naturaleza por la que comúnmente se caracteriza la Sierra de Cuenca. Para los amantes de los deportes de riesgo y los más intrepidos, existe la posibilidad de descender sus cañones de gelidas aguas.

Éstos parajes ofrecen la posibilidad de realizar algunos deportes relacionados con el agua, la escalada, descensos, etc. Desafía a senderistas, escaladores y barranquistas siendo también, una estupenda atalaya para los amantes de la ornitología, ofreciendo la posibilidad de observar tanto pequeñas aves de bosque, como grandes aves rapaces o carroñeros.




Visita gratuita al Ventano del Diablo y duerme en nuestras casas rurales



La mejor hora para disfrutar de este paraje natural es, sin duda alguna, al atardecer, cuando la luz del sol se debilita y saca esos tonos que durante el día permanecen ocultos a nuestros ojos y que perfectamente pueden completar un día de turismo entorno a la Serranía Conquense.

La visita a El Ventado del Diablo es completamente gratuita y existen paneles explicativos en el lugar, que nos informan de las peculiaridades de este precioso lugar.




Leyenda de El Ventano del Diablo y duerme en nuestras casas rurales


Leyenda de El Ventano del Diablo

Este monumento natural de Cuenca es conocido como "Ventano del Diablo" porque, según cuenta la leyenda, en ese lugar es donde el diablo realizaba sus ejercicios de brujería y arrojaba al ría a quien osaba asomarse por los balcones abiertos del mirador.

¿Y porqué se llama ventano y no ventana? Pues antiguamente los superlativos en latín acababan en -o por lo que una ventana muy grande era un ventano.




Cómo llegar a El Ventano del Diablo y duerme en nuestras casas rurales


Cómo llegar a El Ventano del Diablo

Llendo en coche un poco antes de la Ciudad Encantada veremos una indicación hacia un mirador, siguiéndola encontraremos una pequeña explanada donde podremos dejar el vehículo y seguir un sendero de unos 100 metros andando que nos llevará hasta El Ventano del diablo.

Cuando hayamos llegado al mirador, aunque tenga unos barreras de protección, se aconseja no perder de vista a los más pequeños y no dejarles que se asomen en exceso para evitar accidentes.

Si los turistas prefieren ir en autobús porque van un grupo más grande, desde Cuenca se organizan excursiones hacia la Ciudad Encantada que realizan paradas en el Ventano del Diablo.